lunes, 7 de mayo de 2018

Nuevas adquisiciones







Nuevas adquisiciones infantiles y juveniles gracias a la donación de José María Cantarero de la recaudación por la venta de su libro "Los molinos del Jacarero"



Cuentos infantiles

  • Juan sin miedo
  • La abuelita aventurera de Ana María Machado
  • Malvadita de Gabriela Keselman
  • El detective de Jordi Sierra i Fabra
  • La bruja Mon de Pilar Mateos
  • Cómo cuidar a tu abuela de Jean Reagan
  • Rosa caramelo de Adela Turin
  • Abelardo murciélago de Antoon Krings
  • Tortuga Lúa de Antoon Krings
  • Maruja lechuza de Antoon Krings
  • Lágrimas de cocodrilo de Pep Molist



Novela infantil

  • Soy una nuez de Beatriz Osés
  • Ramón, un perro singular de María Asunción Mateo
  • Los hijos del vidriero de María Gripe
  • Las aventuras del Capitán Calzoncillos de Dav Pilkey
  • El Capitán Calzoncillos y la invasión de los pérfidos tiparracos del espacio de Dav Pilkey
  • El Capitán Calzoncillos y el contraataque de Cocoliso Cacapipi de Dav Pilkey
  • El gigante huesudo (Bat Pat, 34)
  • El metro fantasma (Bat Pat, 39)
  • Una sirena enamorada (Bat Pat, 40)
  • El misterio del huevo dorado de Pedro Mañas (Princesas dragón, 1)
  • La isla de las hadas pirata de Pedro Mañas (Princesas dragón, 4)



Novela juvenil


  • Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes: 100 historias de mujeres extraordinarias
  • El Valle de los Lobos de Laura Gallego García
  • El enigma del faraón de Sir Steve Stevenson (Agatha Mistery, 1)
  • El misterio del día de los Inocentes de Roberto Santiago (Los futbolísimos, 11)
  • El misterio del obelisco mágico de Roberto Santiago (Los futbolísimos, 12)
  • Lola Pimienta y el secuestrador de perros
  • La chica que leía en el metro de Christine Féret-Fleury
  • Desconocidos de David Lozano
  • Donde surgen las sombras de David Lozano



Obras de consulta


  • Los volcanes (Mundo maravilloso, 12)
  • Bebés y crías (Mundo maravilloso, 8)
  • La vida en el pasado (Mundo maravilloso)
  • Ciclo del aceite de Cristina Quental
  • Ciclo de la miel de Cristina Quental
  • Max y Mía en el espacio (Yellow Van, 4)
  • Max y Mía en el antiguo Egipto (Yellow Van, 6)
  • Max y Mía con los indios (Yellow Van, 10)
  • Enigmas para antes de ir a dormir de Laura Overdeck
  • Desde entonces hasta ahora: mi primer libro sobre evolución de Catherine Barr
  • ¿Qué quieres ser de mayor? de Virginie Morgand
  • Un paseo por París de Salvatore Rubbino
  • Un paseo por Nueva York de Salvatore Rubbino












lunes, 23 de abril de 2018

Día Mundial del libro 2018


El 23 de abril es un día simbólico para la literatura mundial ya que ese día se celebra el Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor. La elección de esta fecha se debe a que el 23 de abril de 1616 fallecieron Cervantes, Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega. La fecha también coincide con el nacimiento o la muerte de otros autores prominentes como Maurice Druon, Haldor K.Laxness, Vladimir Nabokov, Josep Pla y Manuel Mejía Vallejo.

Por ello, la Conferencia General de la UNESCO, celebrada en París en 1995, decidió rendir un homenaje universal a los libros y autores en esta fecha, alentando a todos, y en particular a los jóvenes, a descubrir el placer de la lectura y a valorar las irremplazables contribuciones de aquellos quienes han impulsado el progreso social y cultural de la humanidad. Respecto a este tema, la UNESCO creó el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, así como el Premio UNESCO de Literatura Infantil y Juvenil Pro de la Tolerancia.

Cada año, la UNESCO y las tres organizaciones profesionales internacionales del mundo del libro (la Unión Internacional de Editores, la Federación Internacional de Libreros y la Federación Internacional de Asociaciones e Instituciones Bibliotecarias) eligen una capital mundial del libro cuyo mandato empieza cada 23 de abril.


El comité de selección eligió Atenas, capital de Grecia, en reconocimiento de la calidad de sus programas de apoyo al sector del libro, que han facilitado el acceso a los libros al conjunto de la población y, especialmente, a los migrantes y los refugiados.






«El libro constituye el punto de encuentro de las libertades humanas más importantes, entre las que destacan en primer lugar la libertad de expresión y la libertad de edición. Se trata de libertades frágiles». — Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO



En España, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha difundido el cartel oficial. La imagen está basada en el escritor nicaragüense Sergio Ramírez, galardonado con el Premio Cervantes 2017, y ha sido creado por Alfredo, Premio Nacional de Ilustración 2017.





En Andalucía, la Consejería de Cultura dedica este 23 de abril al poeta cordobés Pablo García Baena, designado como autor del año por “su profunda renovación en la lírica andaluza a partir de su propia tradición poética en la que el barroco dialoga con la modernidad. Fue fundador del grupo “Cántico”, que dio sus primeros pasos hace setenta años, estableciendo un claro vínculo con la Generación del 27 y, muy especialmente, con Luis Cernuda”.





El Centro Andaluz de las Letras ha editado la antología “Un navío cargado de palomas y especias” que recoge 40 poemas de sus nueve libros publicados.

Está disponible en formato digital y puede descargarse gratuitamente.



El Manifiesto a favor de la Lectura 2018 está elaborado por la poeta Juana Castro y bajo el titulo El vicio más rentable, elogia el placer de la lectura y describe los beneficios de leer un libro.



El vicio más rentable


En mi casa, no es que no hubiera libros, es que no había ningún libro. Ni fascículos, ni periódicos, ni novelas por entregas. Nada, ni una estantería. Por eso, la primera vez que tuve un libro en las manos fue como si poseyera el mundo. Se llamaba Letras y era todo él un festival. Libro misceláneo, con ilustraciones, que incluía cuentos, fábulas, poemas, canciones, y que combinaba diferentes tipos de letras: de la manuscrita a la cursiva y de la caligráfica a la inglesa. De la bastardilla a la gótica y a la redonda recargada, de títulos y mayúsculas curvilíneas que talmente parecían bordadas.

Mi madre consideraba el estudio como una dedicación absoluta. Leer libros que no fuesen los reglados era perder el tiempo, y el tiempo pertenecía totalmente al objetivo único de estudiar. Por eso, el día que descubrí la palabra mágica la utilicé como arma incontestable:¡LITERATURA! Ser un libro de literatura o una obra de literatura. El título o la autora que “venían” en la enciclopedia o en mi libro de texto me concedía todas las bulas. Y así pude leer bastantes libros, siempre que fueran aptos para mi edad y siempre que no estuvieran prohibidos.

En vacaciones sí, en verano se alzaba totalmente la veda, y por las tardes yo leía en alta voz para las mujeres del cortijo, mientras ellas cosían. Leyendo en alto hice mi curso particular de entonación-declamación y leyendo leyendo aprendí ortografía y aprendí sintaxis: no había mejor aprendizaje que ver y leer lo escrito. Leyendo leyendo adiviné el significado de las palabras, que se deducía por el contexto. Leyendo leyendo recorrí el mundo. Leyendo leyendo descubrí el placer y viví la libertad. Y leyendo leyendo me zampé Don Gil de las calzas verdes, una de bandoleros, Nada de Carmen Laforet, A orillas del Sar de Rosalía, las completas de Federico… Y leyendo leyendo y más leyendo empecé a reunir mi biblioteca y pude alzarme hacia otros mundos: revividos, recordados o soñados.

Porque la memoria no es siempre recordar lo que ha sido. Los árboles son también seres vivos, algo humano, en su cercanía rememoramos no se sabe qué recóndita memoria genética o cuál otra onírica realidad alternativa. A veces, un grupo de rocas me llaman desde la ignota evocación de una antigua morada, cobijo o madriguera. ¿Con qué sentido percibimos el clamor que nos llega por el olfato, la vista, el oído…? ¿Por qué nos conmueve la poesía, esa aleación de música y palabra?


Y es que, a veces, el leer da en el escribir. Pues hay algo de extranjería y exilio que nos cerca, un hueco de dolor o de júbilo que no puede ser colmado sino con la palabra, la que intenta desentrañar el mundo.

Cuando vi por primera vez a Pablo García Baena, autor de este año 2018, que nos dejó en enero pasado, avanzaba por el pasillo central de un salón lleno de público con varios libros en la mano. Pablo había leído y leía mucho, porque todo le interesaba. Y en su mesa de trabajo también había siempre libros, que unas veces traía el correo y otras releía de entre su biblioteca.

Porque releer es volver al placer, recorrer el trayecto de espacio-tiempo desde un yo que ya es otro. Leer: fascinación, embeleso. Objeto de deseo, refugio, vicio solitario.


Loado sea el libro.



JUANA CASTRO

Poeta





Día Internacional del Libro Infantil 2018




Desde 1967, el 2 de abril, coincidiendo con la fecha del nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen, el IBBY promueve la celebración del Día Internacional del Libro Infantil con el fin de promocionar los buenos libros infantiles y juveniles y la lectura entre los más jóvenes.


Cada año, una sección nacional del IBBY tiene la oportunidad de ser la patrocinadora internacional del Día del Libro Infantil y selecciona un escritor representativo y a un reconocido ilustrador de su país para que elaboren el mensaje dirigido a todos los niños del mundo y el cartel que se distribuye por todo el mundo, y se promueva la celebración en las bibliotecas, centros escolares, librerías, etc.

Este año le corresponde a la sección de Letonia, que difunde el mensaje de la escritora Inese Zandere (1958) y el cartel del ilustrador Reinis Petersons (1982)




Los libros hacen grande lo más pequeño


Las personas tienden al ritmo y a la regularidad, de la misma forma que la energía magnética organiza las virutas de metal en un experimento de física, de la misma forma que un copo de nieve crea cristales a partir de agua. Ya sea en un cuento de hadas o en un poema, a los niños les gusta la repetición, los refranes y los motivos universales porque pueden reconocerse una y otra vez; dan regularidad a un texto. El mundo adquiere un orden precioso. Aún recuerdo que de niña luchaba conmigo misma por defender la justicia y la simetría, la igualdad de derechos para la izquierda y la derecha: si tamborileaba con los dedos una melodía sobre la mesa, contaba cuántas veces debía golpear con cada dedo para que los demás no se sintieran ofendidos. Solía aplaudir dando una palmada con la mano derecha sobre la izquierda, pero pensé que eso no era justo y aprendí a hacerlo al contrario, con la izquierda sobre la derecha. Por supuesto, este afán instintivo de equilibrio resulta gracioso, pero lo que muestra es la necesidad de evitar que el mundo llegara a ser asimétrico. Tenía la sensación de ser la única responsable de todo su equilibrio.


La inclinación de los niños hacia los poemas y las historias surge, igualmente, de su necesidad de llevar regularidad al caos del mundo. Desde la indeterminación todo tiende hacia un orden. Las canciones infantiles, las canciones populares, los juegos, los cuentos de hadas, la poesía… son formas de existencia rítmicamente organizadas que ayudan a los más pequeños a estructurar su presencia en el gran caos. Crean la conciencia instintiva de que el orden en el mundo es posible y que todas las personas tienen en él un sitio único. Todo fluye hacia este objetivo: la organización rítmica del texto, las series de letras y el diseño de la página, la impresión del libro como un todo bien estructurado. La grandeza se revela en lo más pequeño y le damos forma en los libros infantiles, incluso cuando no estamos pensando en Dios o en los fractales. Un libro infantil es una fuerza milagrosa que promueve el enorme deseo de los pequeños y su capacidad de ser. Promueve su coraje para vivir.


En un libro, los pequeños siempre son grandes, de manera instantánea y no solo cuando llegan a adultos. Un libro es un misterio en el que se encuentra algo que no se buscaba o que no estaba al alcance de alguien. Lo que no pueden comprender lectores de una cierta edad permanece en su conciencia como una impronta y continúa actuando aun cuando no lo entiendan completamente. Un libro ilustrado puede funcionar como un cofre del tesoro de sabiduría y cultura incluso para los adultos, igual que los niños pueden leer un libro destinado a adultos y encontrar su propia historia, un indicio sobre sus vidas incipientes. El contexto cultural modela a las personas, estableciendo las bases para las impresiones que llegarán en el futuro, así como para las experiencias más difíciles a las que tendrán que sobrevivir sin dejar de ser íntegros.


Un libro infantil representa el respeto por la grandeza de lo más pequeño. Representa un mundo que se crea de nuevo una y otra vez, una seriedad lúdica y preciosa, sin la que todo, incluida la literatura infantil, es simplemente un trabajo muy pesado y vacío.



(Texto original: Inese Zandere. Ilustración: Reinis Pētersons. Traducción: Attesor traducciones)


Pueden descargar el folleto en español aquí.




lunes, 20 de noviembre de 2017

Entrega de premios del Certamen literario "Villa Baños de la Encina" 2017


El 11 de noviembre, en el Salón de Actos del Ayuntamiento, se celebró la entrega de premios del Certamen literario "Villa de Baños de la Encina".


Ana Mª Fernández


Alfonso Monteagudo


Pepa Cantarero


Foto de los ganadores y del jurado




Los ganadores de los premios fueron los siguientes:



VI Certamen Nacional de Microrrelatos "Villa de Baños de la Encina"


Ganador


"La playa de los náufragos" de Mar Horno García





VI Certamen de Cuentos y Relatos "Villa de Baños de la Encina"


Ganador

"Cumpleaños" de Antonio Mejías Melguizo




Accésit

"Camaradas" de José Manuel Maguilla Luna



V Certamen Poético Alfonso Monteagudo


Ganador

"Soles inmortales" de Carlos Benítez Villodres





II Certamen de Novela Corta "Castillo de Baños de la Encina"


Ganador

"Aunque Miguel me llame" de Miguel Ángel Carcelén Gandía





XXI Certamen de Poesía Pepa Cantarero

Ganadora

"Los jardines vencidos" de Gloria Fernández Sánchez






Los premios han sido editados en tres libros.










** Fotografías de Vera Batkova






miércoles, 25 de octubre de 2017

Día de la Biblioteca 2017


Cada 24 de octubre se celebra en España el Día de la Biblioteca, creado en 1997 por la Asociación Española de Amigos del Libro Infantil y Juvenil con el patrocinio del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en recuerdo de la destrucción de la Biblioteca de Sarajevo, incendiada en 1992 durante el conflicto balcánico.



En el Día de la Biblioteca se intenta concienciar a la sociedad de la importancia de la lectura, especialmente entre los niños y jóvenes, y reinvidica esta institución cultural como un centro de
proximidad a la ciudadanía y de espacio de socialización y de intercambio de ideas, que busca facilitar el acceso a la información y al conocimiento a todos y todas sin exclusiones.

Cada año se encarga a un escritor y a un ilustrador, ambos de reconocido prestigio, la redacción del pregón y el diseño del cartel que se difunde entre todas las bibliotecas de España, asociados e interesados.

Este año el pregón lo ha redactado Alejandro Palomas, Premio Nacional de Literatura Infantil 2016, y el ilustrador ha sido Manuel Marsol, último ganador del Premio Internacional de Ilustración Feria de Bolonia-Fundación SM.





Texto del pregón: “Como Mary Poppins, pero sin volar”

Soy sobrino de bibliotecaria. Desde que tengo memoria, mi tía, que acaba de cumplir ochenta años, me ha regalado un libro el día de mi cumpleaños. Primero fue la serie de Osear, con su Kina y su láser, de la gran Carmen Kurtz; llegaron después las aventuras de Los Cinco, algunos clásicos ilustrados, la gran Nada de Carmen Laforet… La lista es larga y el disfrute ha sido mágico, porque mi tía entiende la lectura como algo que cura, que aleja al inocente de lo que agrede, y yo -y ella lo sabe- siempre he sido demasiado vulnerable a lo que daña, sea o no imaginado, sea o no real.

Mi tía se llama Nuria y desde niña sufre mucho de la vista. Aun así, trabajó durante décadas fomentando el amor por la lectura en hombres y mujeres, chicos y chicas a los que no conocía, pero cuya mirada no tardó en aprender a leer, a identificar y a descifrar. Ella decía -y a veces dice todavía- que “repartía refugio”, y se emociona al recordarlo. La he oído también confesar en algunos momentos de nuestra historia común, que no fueron fáciles y que vivimos juntos: “Decidí ser bibliotecaria porque así me aseguraba de que, por muy mal que nos fueran las cosas, aunque faltara el agua caliente o la calefacción, siempre tendríamos un libro en casa”. Ahora, quince años después de su jubilación, soy yo quien le recomienda lecturas. Leemos un libro a la vez y nos juntamos cada quince días a coomer y a comentar lo leído, en lo que hemos bautizado como “El club de las 2”, porque intentamos en lo posible que coincida con el día 2 de cada mes, a las 2, y porque somos dos almas lectoras que no tienen freno. Durante estos años de club, ella me ha contado cosas, muchas cosas de su vida en la biblioteca, y desde que la oigo hablar como lo hace sobre su amor por esa vocación, que no decrece a pesar del tiempo, no puedo dejar de maravillarme y de preguntarme cómo definiría yo a una bibliotecaria -o a un bibliotecario- llegado el caso.

Hasta hace unos meses no di con la respuesta.

Fue a raíz de la publicación de Un hijo, durante una charla en un centro de enseñanza de una capital andaluza. Y fue precisamente gracias a un niño de diez años que, junto con otros 1OO, había leído la novela y quería conocer a su autor. Por motivos de espacio, el acto tuvo lugar en la biblioteca del centro, con un par de profesoras y la encargada de la biblioteca. La charla fue muy intensa, mucho más de lo que yo esperaba, y se alargó. Cuando por fin llegamos al final del turno de preguntas, un niño que estaba sentado en la primera fila levantó la mano.

-A mí lo que más me ha gustado del libro es María -dijo refiriéndose a la orientadora del centro, que es, junto con el pequeño Guille, la protagonista del libro.

Quise saber por qué. El niño, llamado Ismael, se rio un poco y luego, mirando a una de las tres mujeres que estaban junto a la puerta. dijo:

-Porque es igual que la seño Lourdes. -Una de las tres mujeres que estaban junto a la puerta se encogió un poco y negó con la cabeza, incapaz de reprimir una sonrisa. Ismael no había terminado-. Vive en la biblioteca porque si no los libros a lo mejor se van. O se mueren.

Se hizo el silencio en la biblioteca. Nadie se rio. Nadie dijo nada. Fueron segundos llenos de respiraciones contenidas, de tensión y de infancia.

-Es que es bibliotecaria -volvió a hablar Ismael. Y al ver que yo lo miraba sin saber qué decir, debió de entender que necesitaba explicarse mejor, y añadió-: O sea, como Mary Poppins, pero sin alas.

Hoy es un día especial. Celebramos el Día de las Bibliotecas y celebramos también que cientos, miles de Mary Poppins sin alas velan por los libros que las habitan para que no se mueran ni se vayan, e Ismael siga creyendo que la vida está en los libros y su reflejo fuera. Hoy es el día en que, un año más, la magia se renueva y todas las bibliotecarias y bibliotecarios del mundo se saludan con una mirada cómplice y un largo. hermoso y tierno:

“Supercalifragilísticoespialidoso”.


Texto: Alejandro Palomas / Ilustración: Manuel Marsol





jueves, 20 de julio de 2017

La hija de la criada de Antonia Serrano



Tenemos una nueva donación en la biblioteca.

La escritora Antonia Serrano nos ha enviado un ejemplar de su última novela.



La hija de la criada

Autora: Antonia Serrano
Soporte: Papel
Lengua: Español
Páginas: 312
ISBN: 978-84-16942-36-7
Fecha de publicación: Abril del 2017


La equitación es la gran pasión de Marcela, quien pertenece a la alta sociedad inglesa. Pero días antes de su boda sufre un grave accidente a caballo. Ella no solo queda postrada en una silla de ruedas, sino también hundida en una profunda depresión.


Esta es una historia de superación, llena de ternura, que nos enseña que una discapacidad no tiene por qué limitarnos y que las frustraciones y los sentimientos negativos que tanto nos hacen sufrir nos sirven para nuestro crecimiento personal e incluso pueden llegar a ser un regalo.


Antonia Serrano

 Más información sobre la autora, en esta entrada anterior.


lunes, 24 de abril de 2017

Día Mundial del Libro 2017



El 23 de abril es un día simbólico para la literatura mundial ya que ese día se celebra el Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor. La elección de esta fecha se debe a que el 23 de abril de 1616 fallecieron Cervantes, Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega. La fecha también coincide con el nacimiento o la muerte de otros autores prominentes como Maurice Druon, Haldor K.Laxness, Vladimir Nabokov, Josep Pla y Manuel Mejía Vallejo.

Por ello, la Conferencia General de la UNESCO, celebrada en París en 1995, decidió rendir un homenaje universal a los libros y autores en esta fecha, alentando a todos, y en particular a los jóvenes, a descubrir el placer de la lectura y a valorar las irremplazables contribuciones de aquellos quienes han impulsado el progreso social y cultural de la humanidad. Respecto a este tema, la UNESCO creó el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, así como el Premio UNESCO de Literatura Infantil y Juvenil Pro de la Tolerancia.

Cada año, la UNESCO y las tres organizaciones profesionales internacionales del mundo del libro (la Unión Internacional de Editores, la Federación Internacional de Libreros y la Federación Internacional de Asociaciones e Instituciones Bibliotecarias) eligen una capital mundial del libro cuyo mandato empieza cada 23 de abril.

Este año se ha elegido Conakry (capital de Guinea), capital Mundial del Libro, por «la calidad y la diversidad de su programa, en particular, la atención que presta a la participación de la comunidad», así como «su presupuesto bien estructurado y objetivos de desarrollo claros, que se centran en la juventud y la alfabetización».


 
En España, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha difundido el cartel oficial. La imagen está basada en la novela Sin noticias de Gurb de Eduardo Mendoza, galardonado con el Premio Cervantes 2016, y ha sido elaborado por Javier Sáez Castán, Premio Nacional de Ilustración 2016.

En Andalucía, La Consejería de Cultura dedica este 23 de abril a la sevillana Julia Uceda, a la que ha declarado Autora del año "por la fuerza individual y la voz clara de su poesía".
El Centro Andaluz de las Letras ha editado la antología Viejas voces secretas, una selección de textos de toda la producción literaria de Julia Uceda, elaborada por el crítico y editor Ignacio F. Garmendia. 
La publicación, que recoge 70 poemas de sus diez libros publicados, está disponible en formato digital y puede descargarse gratuitamente.


El manifiesto para celebrar el Día del Libro, "Diecisiete razones para echarse a leer" está escrito por Aurora Luque y puede descargarse en pdf.